10.000 parras arrancadas: ni la Nochevieja salva a la uva del Vinalopó