Desmayos, vómitos y mareos: el infierno de trabajar a casi 40 grados