Los transportistas de mercancías amenazan con convertir en indefinida la huelga prevista para antes de Navidad