Más stock de viviendas y menos compradores: así le irá al ladrillo tras el confinamiento

vivienda