Las comunidades podrán denegar la declaración de “zona tensionada de alquiler” que le solicite un ayuntamiento