Solo el 5% de las viviendas en alquiler está en manos de grandes propietarios