Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

La mayor orujera del mundo, en Jaén, cerrada por el elevado precio del gas

La mayor orujera de España y del mundo ha tenido que cerrar sus puertas. Desde el pasado 14 de junio, está completamente parada. El motivo: el alto precio del gas. La consecuencia: más de medio centenar de empleados en ERTE y un problema de estocaje que hace peligrar la próxima campaña.

La orujera San Miguel Arcángel, situada en Villanueva del Arzobispo (Jaén), solo tiene autorización para secar orujo con gas de cogeneración. Un procedimiento mediante el cual se obtiene simultáneamente energía eléctrica y térmica. La pieza que pone en marcha el enorme engranaje de este complejo industrial es la turbina de un avión que actúa como dinamo: quema gas, genera electricidad y con la energía térmica sobrante secan el orujo. Esta turbina de cogeneración está operada por la compañía Celvi, que es propiedad en un 90 por ciento del fondo de inversión inglés SDCL.

El problema es que a los precios desorbitados de este combustible, se suma que el gobierno ha dejado fuera de las ayudas que topan el precio del gas a aquellas turbinas que no se dedican exclusivamente a la producción de energía eléctrica, como ocurre en esta orujera que también produce térmica.

“Nos encontramos en una situación de bloqueo, estamos parados”, lamenta a NIUS Cristóbal Gallego, gerente de San Miguel Arcángel que recalca que, por cuestiones medioambientales, no pueden emplear otros métodos, como la tradicional quema de orujillo. “Nos exigen cumplir con un sistema compatible con el medioambiente, pero nos dejan fuera de las ayudas para llevar a cabo la actividad”, señala.

De esta forma, frente al tope de los 40 euros por megavatio que ha conseguido implantar el Gobierno, la mayor orujera de España paga 130. Más del triple. “Para producir un megavatio eléctrico, necesito tres megavatios de gas. Es decir, casi 400 euros. Evidentemente, no compensa”, se lamenta.

Más de medio centenar de trabajadores en ERTE

Con la fabrica cerrada, 57 trabajadores permanecen en ERTE. “Estamos parados y nadie nos dice nada”, lamenta Paco Latorre, miembro del comité de empresa. “Son 60 familias del pueblo que viven con la incertidumbre de saber qué va a pasar”, señala. A ellos, se suman más de un centenar de puestos indirectos de empresas auxiliares que han dejado de prestar sus servicios.

“Llevo más de 30 años en la empresa. Nos hemos adaptado a todos los cambios, hemos puesto la última tecnología. ¿Quién iba a pensar que esto le iba a pasar a la mayor orujera del mundo? Nadie”, apunta. En octubre finaliza el ERTE y teme que no lo prolonguen. “Viendo el panorama no creo que lo renueven. Nos iremos al paro”, se lamenta.

Stock de 250.000 toneladas a tres meses de la nueva campaña

A tres meses de que arranque la nueva campaña de la aceituna en Jaén, San Miguel Arcángel acumula más de 250.000 toneladas de alperujo, la masa de aceituna. “Nuestro ritmo de secado es de un millón de kilos al día. Con 250 millones almacenados en las balsas, necesitaríamos 250 días y con la cosecha a la vuelta de la esquina, cada día que pasa es tiempo perdido”, se lamenta el gerente de San Miguel.

Con capacidad para almacenar 450.000 toneladas, teme no tener espacio para las nuevas entradas. “Las balsas deberían estar vacías para recibir el nuevo alperujo y no saturadas”, apunta. De seguir así, no podrán seguir almacenando masa de aceituna nueva y agricultores y cooperativas se verán obligados también a dejar de recoger aceituna. Un escenario catastrófico para el sector.