Un chat del Teléfono de la Esperanza para jóvenes malagueños con ideas suicidas: “Prefieren escribir que el cara a cara”

Jóvenes con móvil