La crisis de los microchips: tres meses esperando una lavadora o cuatro para una videoconsola