Las pescaderías andaluzas sobreviven al paro de los pescadores gracias al género que viene de fuera

Langostinos y otros mariscos en el mostrador de una pescadería