Barcelona es la segunda ciudad española con la grúa municipal más cara: 198 euros

Grúa municipal