Crece la cifra de rusos que llegan a Tarragona por miedo a ser reclutados para la guerra

Andrei, ciudadano ruso