Los acusados por la muerte de una niña en una piscina de Ripoll reconocen negligencia y aceptan un año de cárcel