Escritores y lectores se reencuentran sin restricciones en un Sant Jordi pasado por agua

Celebración de Sant Jordi en Barcelona