Gobierno y ERC retoman una mesa de diálogo que nace coja por la ausencia de Junts