Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

El pianista ruso Denis Kozhukhin desde Barcelona: "No volveré a tocar en mi país hasta que haya paz"

  • El pianista de origen ruso señala que, ahora que pueden volver a tocar, les cancelan actuaciones por su origen

  • "Si no te manifiestas te miran mal y si no dices nada al respecto es porque estás con ellos, es complicado", lamenta Kozhukhin

  • Sigue en directo la última hora del conflicto bélico

El pianista ruso Denis Kozhukhin se encuentra en Barcelona para interpretar como solista de excepción de la Orquesta Sinfónica de Barcelona en el Festival Rajmáninov. Una integral de cuatro conciertos que finalizará el próximo fin de semana.

Kozhukhin, que lleva 23 años viviendo en Europa, regresa a la ciudad condal "muy emocionado" pero sin dejar de lado la situación que atraviesa su país después de que su presidente, Vladimir Putin, diera la orden de invadir Ucrania. Una situación que cataloga de "desastre total" y que espera que termina pronto.

Pregunta: Volver aquí con este proyecto es emocionante... Sin embargo, sus pensamientos se centran en el conflicto, ¿no?

Respuesta: Sí, dejé Rusia para venir a Madrid a estudiar, así que volver a España es volver a casa. Además, Barcelona es una ciudad muy especial y me encanta. Pero sí, ahora mismo, una gran parte de mí está ahí. Hoy en día el trabajo es lo único que me desconecta del desastre que está pasando, es algo que no puedo justificar ni entender y espero que pare ya.

Además, tengo muchas lazos con Ucrania. Allí tengo amigos, familia, he tocado por ahí en muchas ocasiones... Estoy sufriendo como todos los demás y los artistas estamos haciendo lo que podemos desde aquí, como manifestaciones, en estos momentos cada voz es importante. Como consecuencia no volveré a tocar en Rusia hasta que esto no pare y no haya paz. Es muy difícil para mí.

P: Ha hablado abiertamente sobre el conflicto, otros artistas no han dado su opinión... ¿Siente que por el hecho de ser rusos se os exige posicionaros?

R: Es complicado, hay artistas que no se han manifestado y le están cancelando todo. La gente cuando nos mira y nos habla quiere saber lo que pensamos y es normal porque están en shock. Sin embargo, ahora se va al otro extremo, si no te manifiestas te miran mal o si no dices nada es porque estás con ellos. Hay que tener mucho cuidado. Además, hay artistas que no están acostumbrados o que simplemente no quieren decirlo públicamente, pero eso no quiere decir que apoyen lo que está sucediendo.

Yo hasta hace unos días no he hablado de política. Estoy orgulloso de ser ruso pero ahora no se puede estar callado, pero eso es una decisión personal.

Cada minuto que pasa, el país se vuelve mas aislado. No puedes ir y si vas quizás no puedes volver. Es como volver a los tiempos del horror soviético

P: ¿Ha sentido miedo de las represalias que pueden haber por posicionarse?

Sí, por eso he tardado una semana desde que empezó la guerra para hablar. Mi primera intención era decirlo inmediatamente, pero tengo familia ahí. No es fácil porque cada minuto que pasa, el país se vuelve mas aislado. No puedes ir y si vas pues quizás no puedes volver, es como volver a los tiempos del horror soviético. Y no es fácil porque sientes porque no puedes ir a ver a tu familia, es triste. Solo espero que no estén pendientes de lo que van diciendo las voces en Europa.

P: A veces la cultura se ha convertido en el canal para dar voz a situaciones complejas. ¿Es posible separar la política y la cultura en estos momentos?

R: El arte es una cosa que en el mundo ideal debería estar separado de la política y la guerra. Pero la cultura, y el arte es parte de la cultura, y la política siempre van cogidos de la mano. Los artistas estamos conectados. Pensamos que vivimos en una burbuja pero esto nos muestra que no es así, que somos parte de la sociedad y del sistema. De alguna manera hay que sobrevivir en él y ahora, por ejemplo, se nos pide coger un bando. Es muy complicado.

Nos cancelan actuaciones por mi origen. Soy ruso sí, pero estoy en contra de todo lo que está pasando

P: Primero el coronavirus, ahora la guerra... ¿Es difícil ser artista ruso en estos tiempo?

R: Es muy complicado y hay mucha gente que no entiende como alguien puede organizar algo como esto en el mundo que acaba de levantar cabeza después de todas y tantas pérdidas por el coronavirus. Para los músicos como yo ha sido un desastre, hemos hecho todo lo posible para vivir. Después de todo este tiempo, ahora que por fin podemos volver a tocar, nos encontramos la situación de que te cancelan actuaciones por ser ruso.

P: ¿Le han cancelado algún concierto por su origen?

R: Sí, me ha pasado. En algunos sitios te dicen "nos vemos obligados a despedir a artistas rusos hasta final de temporada por la opinión pública, etc". Soy ruso de origen sí, pero estoy en contra de todo lo que está pasando. ¿Qué tiene que ver? Nosotros también perdemos trabajo ahí. Todas las fechas que tenía en Rusia están tachadas. La pandemia se ha convertido ahora en este desastre del que espero que se salga pronto.

P: ¿Se imagina no poder volver a Rusia?

R: Mi familia vive en Rusia y todas las tumbas de mis antepasados están ahí. Mi infancia está ahí, los olores, recuerdos... Todo. No quiero no poder volver para el resto de mi vida. En este caso, y que me perdonen por decir esto, me hace feliz que la vida de un humano tenga fecha de caducidad.