La Policía Nacional descabeza la cúpula radical de los Boixos Nois, el grupo de aficionados extremistas del Barça