La primera sala multisensorial para pacientes con trastornos mentales está en Barcelona