Una reforma de Colau obliga a los conductores a zigzaguear por los bancos colocados en medio de la calle