Los 70.000 euros de Helena, una donante del País Vasco, salvan una protectora de Torredembarra