Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los sindicatos educativos irán a la huelga cinco días en marzo contra el avance del curso en Cataluña

  • Critican la "postura inamovible" del conseller Cambray, con quién se han reunido sin alcanzar ningún acuerdo tras ocupar la consellería

  • Amenazan con convocar otra huelga al volver de verano: "Si sigue manteniendo el inicio el 5 de septiembre, no comenzaremos el curso"

  • El conseller descarta dimitir y pide a las organizaciones que aporten ideas que mejoren la propuesta

Los sindicatos educativos en Cataluña han anunciado la convocatoria de una huelga de cinco días a celebrar en marzo. Lo han hecho tras reunirse con el conseller Josep González Cambray este 18 de febrero en un encuentro que se ha saldado sin alcanzar ningún acuerdo sobre las modificaciones del calendario escolar.

"Ante la postura inamovible de no retirar la orden del calendario y ante la negativa de sentarse a negociar, convocamos de forma unitaria una huelga de cinco días el mes de marzo", han manifestado fuentes sindicales a las puertas de la conselleria, ocupada toda la noche por Ustec·Stes, CC.OO., Intersindical-CSC, Aspepc·Sps y UGT.

Todavía no han indicado las fechas exactas de la huelga, pero sí que han amenazado con repetirla en septiembre en caso de no conseguir su objetivo: "Si aún así, el conseller sigue con su actitud prepotente e inmovilista y continúa manteniendo el inicio del curso el 5 de septiembre, no comenzaremos el curso".

Critican que el titular de Educació no haya negociado los cambios con ellos y que, por mucho que avance los nombramientos para el nuevo curso, "no se puede dejar el curso preparado en julio porque aparecen eventualidades y contingencias". "Lo que dice el conseller es una quimera", lamentan, aseverando que sus condiciones de trabajo empeorarán.

Cambray sigue defendiendo las modificaciones

El conseller, que ha descartado dimitir como le piden las organizaciones, ha salido de la reunión manteniendo el calendario anunciado hace una semana. "Es una mejora que reduce el tiempo de desconexión del alumno" por las vacaciones de verano, ha insistido el conseller en una atención a los medios.

También ha incidido en que las modificaciones "no afectan a ningún derecho laboral" y que los profesores "harán las mismas horas de clase e irán los mismos días" al centro. A su vez, cree que "las familias tendrán una mejor conciliación" porque los menores comenzarán clases antes, cuando ya los padres ya habrán vuelto al trabajo.

Cambray ha animado a los sindicatos a aportar ideas que mejoren la propuesta y ha censurado que hayan pasado la noche en las dependencias del departamento, tildándolo de "ocupación muy poco justificada y muy poco razonable".

"Diálogo, diálogo y diálogo. Mano tendida como siempre hemos hecho, siempre que nos lo han pedido nos hemos reunido para hablar de lo que haga falta. Entre todos, en el Consell Escolar y en una mesa sindical la próxima semana, el lunes si es necesario", ha invitado.