El mayo más cálido y seco desde 1945 en Álava, preludio de un verano caluroso y sin lluvias

Un bañista en una piscina