Un jubilado bilbaíno convierte a escondidas los arboles caídos de Artxanda en esculturas de madera

Uno de los troncos tallados por este artista anónimo