El mar en la costa vasca eleva su temperatura hasta los 25 grados y se acerca cada vez más a la del mediterráneo

Bañistas en la playa de La Concha en Donostia