Alaitz teme perder el curso porque la UPV no encuentra intérprete de lengua de signos para ella

Alaitz Ciarsolo, alumna sorda de la UPV