Un rastro en el vaso de un bar que 'cazó' al violador en serie de Ordizia

Un coche patrulla de la Ertzaintza