La escultura de una cabeza gigante de una niña flota en la ría de Bilbao para despertar conciencias