Los 1.300 presos y 600 funcionarios de la cárceles vascas ya dependen del Gobierno de Urkullu

El Gobierno vasco asume la transferencia de prisiones