Ocho pianos de cola inundan de música los rincones más bellos de San Sebastián