Las aguas 'sucias' de los vitorianos revelan un elevado consumo de anfetamina

Un retrete