Dos turistas se quedan atrapadas en el casco histórico de Combarro por culpa del GPS

Estado en el que quedó el coche.