Un “motor secundario” de calor podría llevar a Galicia a batir registros históricos

Personas tomando el sol en una playa de Marín (Pontevedra).