La Justicia solo permite a los Franco llevarse unas “alfombras pasilleras” del Pazo de Meirás

Exterior del Pazo de Meirás.