Galicia registró un mes de julio “extremadamente cálido”, con un 66% menos de precipitaciones

Río Miño prácticamente seco, a su paso por Lugo.