Descartada la sumisión química en las tres últimas denuncias de Nigrán y Santiago

Jeringuilla y bote para pinchazo