La maderera Finsa estudia un ERTE en sus plantas gallegas por la caída de la producción

Sede de Finsa en Santiago de Compostela (A Coruña).