Los ediles díscolos de Sada desoyen a sus partidos y la moción de censura sigue adelante

Benito Portela, alcalde de Sada, tras la recuperación del Pazo de Meirás.