El aristócrata del crimen de Serrano tenía una orden judicial que le prohibía tener armas

conde muertos madrid