Almeida premia la labor de Gregorio Marañón al convertir al Teatro Real en el mejor escenario de ópera del mundo