La Virgen de los Desamparados recibe a sus devotos con una clara petición: la salud