120 líderes mundiales proponen en Glasgow “ambición climática” para no “cavar nuestra propia tumba”