La ciudad de Richmond, Virginia, declarada en estado de emergencia por la concentración de miles de activistas armados