Un acuerdo gris con cesiones británicas pero también europeas