Los estudiantes secuestrados en Nigeria lloran y piden ayuda mientras sus captores los golpean