Los argelinos ayudan a apagar los incendios que asolan el país con sus propias mangueras