Las familias de David Beriain y Roberto Fraile reciben los cuerpos de los periodistas asesinados