Desconcierto (y ‘déjà vu’) entre los españoles varados en Marruecos