El mejor hotel del mundo o el ‘soft power’ marroquí