El reto ahora en el canal de Suez es descongestionar el atasco de los 400 barcos bloqueados