Los gobernadores de Texas y Arizona envían autobuses llenos de migrantes a Washington, Nueva York y Chicago

1242725833